La Cámara Alemana: 100 años de historia para recordar

El año 2017 marcará un nuevo hito en la historia de la Cámara de Comercio Alemana para España. La institución celebra su primer siglo de vida, un periodo de tiempo en el que ha sido testigo y, al mismo tiempo, protagonista de grandes acontecimientos históricos que han marcado las relaciones empresariales y comerciales entre España y Alemania.

1917: El año de la fundación

Todo comenzaba en octubre de 1917, cuando un grupo de 40 empresas de origen germano decidían aunar sus esfuerzos para poner en marcha la Asociación Económica Alemana en Barcelona, un organismo nacido con el objetivo de fomentar las relaciones económicas entre Alemania y España y de proteger los intereses de los comerciantes e industriales alemanes afincados en nuestro país.

Su ágil gestión no tardó en cosechar buenos resultados para el comercio entre ambos países, de modo que tan solo cinco años después de su fundación, la asociación sería declarada y denominada oficialmente como Cámara de Comercio Alemana para España. A pesar de que los conflictos bélicos de los años 30 marcan un importante retroceso en el comercio bilateral entre ambos países, la Cámara Alemana continúa creciendo con la apertura de una delegación en la capital, que en un breve espacio de tiempo pasaría a albergar las oficinas centrales de la institución.

Primer tratado comercial hispano-alemán

Tras el freno  a las relaciones bilaterales hispano-alemanas, en la década de los cincuenta el fin del bloqueo económico de posguerra acordado internacionalmente contra España permite la firma del primer tratado comercial de posguerra entre España y Alemania, basado en el acuerdo hispano-alemán de 1926.

El crecimiento de la economía española contribuye al crecimiento del comercio hispano-alemán y a reforzar las inversiones alemanas en España, lo que repercute en la multiplicación de las tareas de la Cámara de Comercio Alemana para España. Especial mérito de la Cámara es la preparación y elaboración del contrato de establecimiento hispano-alemán, que entra en vigor en 1972 y representa un paso importante en el entramado de las economías española y alemana. Gracias a la renovada cooperación financiera de las empresas asociadas y del DIHT, la filial de Barcelona pasa a ocupar oficinas propias en la calle Còrsega, al lado de la Rambla de Cataluña.

El impulso de la Unión Europea

En los años 80, la entrada de España en el mercado comunitario determina un importante incremento en el volumen de actividad de la Cámara Alemana y un notable aumento del número de empresas asociadas. En estos años el organismo comienza a incluir entre sus funciones la representación en Madrid de las ferias alemanas, que comienzan a despertar un importante interés por parte de los socios españoles.

Este aumento del volumen de trabajo exige una ampliación del espacio, que lleva a la Cámara Alemana a trasladar su sede en varias ocasiones hasta situarse en su ubicación actual en los números 26-28 de la madrileña Avenida Pío XII, en 1994. En ese mismo año, el organismo comienza a publicar los resultados de su encuesta Empresas alemanas en España, con la que bienalmente se determina el clima y las expectativas empresariales de las firmas germanas que operan en España.

Con la llegada del nuevo milenio, la Cámara Alemana sigue dando nuevos pasos en el ámbito de la comunicación con el lanzamiento de su propia página web y la ampliación de su oferta de eventos con el inicio de los ciclos de conferencias Actualidad Jurídica y Fiscal y Actualidad Empresarial.

Actualmente, la Cámara Alemana lleva a cabo anualmente numerosas misiones comerciales y jornadas técnicas, que se suman a sus funciones de consultoría de mercado, asesoría jurídica, financiera y relativa al emprendimiento.